miércoles, 30 de octubre de 2013

Leyendas urbanas: Los cachorros en los conciertos de rock


Hay una leyenda urbana que concierne a los conciertos de rock: los cachorros de perro que supuestamente son arrojados al público.
Básicamente consiste en que un conocido cantante o grupo de música rock o heavy metal arroja unos cachorros al público justo antes de comenzar su concierto, y se niega a empezar a cantar hasta que el público se los devuelva al escenario muertos, tras haber sido víctimas de mil y una perrerías (nunca mejor dicho).
Esta leyenda urbana proviene de otra leyenda urbana atribuida a Alice Cooper. Lean:
Festival Rock and Roll Revival. Toronto, 1969. Grandes nombres de la música como The Doors, Chuck Berry o Bob Diddley son parte del cartel, pero el protagonismo se lo lleva Alice Cooper en la prensa por una simple gallina (no es que hiciese como en el famoso juego de internet de Adán y Eva): la prensa había publicado que Alice Cooper, que a lo largo de su carrera ha dado conciertos con parafernalia del estilo de guillotinas, había decapitado a una gallina y se había bebido la sangre de la misma.
Nada más allá de la realidad: a Alice Cooper le habían tirado una gallina al escenario. El buen hombre, que por lo que se deduce no había visto nunca antes una gallina en su vida, pensó que como tenía alas, podía volar (todos sabemos que las gallinas, junto con los avestruces, son los aves que más rápido vuelan). La cogió y se la devolvió al público.
Poco después, la gallina volvió al escenario... pero muerta y despedazada: el público (en el que había gente en silla de ruedas) había hecho una cafrada de campeonato.
La prensa hizo del incidente una bola de nieva, y se produjo una conocida conversación entre Alice Cooper y Frank Zappa:

-FK: "¿Es cierto que mataste una gallina?"
-AC: "No"
-FK: "Da igual, no digas la verdad, todo el mundo te odia y eso significa que los chicos empezarán a admirarte".

Posteriormente, se extendió la leyenda urbana de que Alice Cooper lanzaba cachorros al público para que se los devolvieran muertos al público (como pasó con la gallina). Pero nada de eso, se podrá criticar la parafernalia de sus conciertos, pero Alice no hizo nada con perritos...
Sin embargo, esta leyenda no se le atribuye sólo a Alice Cooper. Curiosamente, se le atribuye a otros dos cantantes que han coqueteado también con asuntos oscuros o que directamente han tenido relación con ellos: Ozzy Osbourne y Marilyn Manson.

-Ozzy Osbourne tiene otras cafradas reconocidas, pero la de tirar perros en conciertos no está entre ellas.
-Marilyn Manson: el hombre de las mil leyendas urbanas. Esta es una de las que se le atribuyen.

Ponga un cachorro en su concierto, oiga...

Fuentes: documental "Los 100 momentos más impactantes de la música", efeeme.com

1 comentario:

  1. que feo que una estrella de rock hubiera hecho eso ¿no les impacta? pobres cachorritos.

    ResponderEliminar