jueves, 28 de septiembre de 2017

Sustancias dopantes en el deporte


Aunque los deportes más salpicados son el ciclismo y el atletismo, el resto de deportes no se escapa del conocido doping. En este artículo pretendo recopilar las sustancias dopantes que se emplean en el deporte, o al menos las más conocidas.

-Esteroides anabolizantes: en este tipo de sustancia los más conocidos son la nandrolona, la testosterona y el estanozodol. Aumentan la masa y la fuerza muscular, y provocan muchos efectos secundarios a largo plazo como por ejemplo la feminización en hombres, la masculinización en mujeres, caída del cabello, acné (en zonas como la espalda), además de aumentar el riesgo del infarto de miocardio o cerebral o de cáncer de hígado o próstata.

-Anfetaminas: Tiene efectos estimulantes (aumento de la concentración, el estado de vigilancia, la explosividad y la velocidad, además de retrasar la aparición de la fatiga. Tras la retirada del deportista, puede provocar psicosis, dependencia, adicción...

-Cafeína: es dosis pequeñas, es inocua y no supone dopaje, pero a dosis grandes, sí se considera una sustancia ingerida en una tentativa de dopaje y puede ser muy perjudicial, ya que una dosis aguda equivalente a seis litros de café llega a ser mortal. Un consumo crónico en exceso supone riesgo de cáncer, de infarto de miocardio y aumento del nivel de colesterol en sangre.

-Cocaína: su efecto estimulante en un deportista acarrea el hiperestimulamiento del corazón con arritmias e infarto de miocardio.

-Corticotropina: sustancia análoga a la ACTH, una hormona fabricada en el sistema nervioso central, que estimula la producir corticoesteroides en las glándulas suprarrenales. El propósito de su ingesta es estimular la fabricación de corticoesteroides endógenos en la sangre, y así obtener un efecto euforizante. Provoca reacciones como la urticaria cuando se inyecta, y a largo plazo supone diferentes efectos como la hipertensión, osteoporosis, hiperglicemia y diabetes...

-Eritropoyetina o EPO: es una hormona fabricada en el riñón, que estimula la producción de glóbulos rojos en sangre y posterior aumento del nivel de dichas células (el hematocrito, que puede superar el 50 % cuando lo normal es que esté entre el 35% y el 45%). Cuanto mayor sea el nivel, mayor será la capacidad de transportar oxígeno y la resistencia en deportes de fondo (ciclismo, por ejemplo, deporte en el cual se llegó a usar a niveles insospechados).

Puede provocar efectos secundarios como dolor de cabeza, óseo y articular, hipertensión o, a largo plazo, hiperviscosidad que puede derivar en trombosis arteriales y viscosas.

-Hormona del crecimiento: hormona producida en la hipófisis, una glándula del sistema nervioso central. Favorece el anabolismo de las proteínas y el catabolismo de las grasas, por lo que se aumenta la masa muscular y ósea y se disminuye la grasa corporal. No se obtienen mejoras deportivas claras, y como efecto secundario, se obtiene un aumento del tamaño de la mandíbula.

-Insulina: usado por los diabéticos, se usa en el doping para estimular la fabricación de la hormona del crecimiento. Puede provocar hipoglicemia que en este caso, al no ser espontáneo, llega a ser mortal.

-Medicamentos: aquí conviene dividir varios tipos de medicamentos utilizados:

1. Betabloqueadores: reducen la presión de la sangre y ayudan a mejorar el control de las manos. Pueden provocar problemas de fatiga (cansancio), bajada de la tensión, depresión y problemas cardiacos que provocan la muerte.

2. Diuréticos: eliminan líquidos excedentes del cuerpo, pero pueden provocar problemas vasculares, deshidratación y pérdida de electrolitos.

3. Barbitúricos: si se toman después de las anfetaminas, se puede llegar a morir, ya que se altera el ritmo cardiaco de tal manera que se descompensa el sistema nervioso.

4. Antiinflamatorios no esteroideos: Están permitidos, pero si se usa de forma repetida, pueden provocar úlceras, hipertensión, retención de líquidos e insuficiencia cardiaca.

Fuentes: planetatriatlon.com, asdf17blog.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario